1. Creemos que el amor de unos hacia otros, como Jesús ama al creyente, muestra nuestro discipulado, prueba nuestro amor a Dios y simboliza nuestra autoridad como iglesias del Nuevo Testamento. El amor es, pues, el gran mandamiento del Señor Jesucristo del cual dependen todos los demás (Mateo 22:35-40; Juan 13:34; Juan 15:12; 1 Juan 4:7-21; 1 Juan 5:1-3; Apocalipsis 2:4, 5)

2. Creemos en la inspiración verbal e infalible de toda la Biblia y que la Biblia es la única regla suficiente de fe y práctica (Salmos 119:160; 2 Timoteo 3:16, 17).

3. Creemos en el Dios trino y personal: Padre, Hijo y Espíritu Santo, iguales en la perfección divina (Mateo 28:19).

4. Creemos en la descripción de la creación descrita en el libro de Génesis (Génesis 1; 2).

5. Creemos que Satanás es un ángel caído, el archienemigo de Dios y del hombre, el dios impío de este mundo, y que su destino es el lago de fuego eterno (Isa’as 14:12-15; Ezequiel 28:11-19; Mateo 25:41; 2 Corintios 4:4, Efesios 6:10-17; Apocalipsis 20:10).

6. Creemos en el nacimiento virginal y en la humanidad sin pecado de Jesucristo (Mateo 1:18-20; 2 Corintios 5:21; 1 Pedro 2:22).

7. Creemos en la deidad de Jesucristo (Juan 10:30; Juan 1:1, 14; 2 Corintios 5:19).

8. Creemos que el Espíritu Santo es el Divino Administrador por Jesucristo en sus iglesias (Lucas 24:49; Juan 14:16, 17; Hechos 1:4, 5, 8; Hechos 2:1-4).

9. Creemos que los dones espirituales de manifestación milagrosa, se cumplieron hasta el momento en que se completó La Biblia. La fe, la esperanza y el amor, son los dones espirituales que permanecen (1 Corintios caps. 12—14).

10. Creemos que el hombre fue creado a imagen de Dios y que vivió en inocencia hasta que cayó por su trasgresión voluntaria de su estado sin pecado, siendo el resultado que toda la humanidad sea pecadora (Génesis 1:26; Génesis 3:6-24; Romanos 5:12, 19).

11. Creemos que el sufrimiento y muerte de Jesucristo fue en sustitución de toda la humanidad y es eficaz solamente para aquellos que creen (Isaías 53:6; Hebreos 2:9; 1 Pedro 2:24; 1 Pedro 3:18; 2 Pedro 3:9; 1 Juan 2:2).

12. Creemos en la resurrección corporal y en la ascensión de Cristo, así como en la resurrección corporal de sus Santos (Mateo 28:1-7; Hechos 1:9-11; 1 Corintios 15:42-58; 1 Tesalonicenses 4:13-18).

13. Creemos en el retorno personal, corporal y premilenial de Cristo como el acontecimiento que coronará la Era Gentil, este hecho incluirá la resurrección de los justos al cielo eternal. A partir de este momento dará inicio la Era Milenial. Después del Milenio vendrá la resurrección de los injustos al castigo eterno, esto es, el lago de fuego, y la entrada de los justos a la Edad Celestial (Juan 14:1-6; 1 Tesalonicenses 4:13-18; 2 Tesalonicenses 2:8; Apocalipsis 19; Apocalipsis 20:4-6, 11-15; Apocalipsis 21:8).

14. Creemos que el pecador depravado es salvo por completo por gracia, por medio de la fe en Jesucristo, y que los requisitos para la regeneración son el arrepentimiento ante Dios y la fe en Jesucristo (Lucas 13:3-5; Juan 3:16-18; Hechos 20:21; Romanos 6:23; Efesios 2:8, 9), y que el Espíritu Santo convence a los pecadores, regenera, sella, asegura y habita en cada creyente (Juan 3:6; Juan 16:8, 9; Romanos 8:9-11; 1 Corintios 6:19, 20; Efesios 4:30; Tito 3:5).

15. Creemos que todos los que confiamos en Jesucristo para la salvación estamos eternamente seguros en Él y no pereceremos (Juan 3:36; Juan 5:24; Juan 10:27-30; Romanos 8:35-39; Hebreos 10:39; 1 Pedro 1:5).

16. Creemos que Dios trata a los creyentes como a sus hijos, y disciplina a los desobedientes y recompensa a los obedientes (Mateo 16:27; Mateo 25:14-23; Juan 1:12; Hebreos 12:5-11; 2 Juan 8; Apocalipsis 22:12).

17. Creemos que Jesucristo estableció su iglesia durante su ministerio en la tierra. Esta iglesia siempre es una asamblea local, visible, de creyentes bautizados conforme a las escrituras, unidos por un pacto, con el fin de llevar a cabo la comisión del Señor Jesús. Cada iglesia es un cuerpo independiente, autogobernado y no hay otra autoridad eclesiástica sobre ella. Creemos que Jesucristo dio la Gran Comisión solamente a las iglesias del Nuevo Testamento y que Él prometió la perpetuidad de sus iglesias (Mateo 4:18-22; Mateo 16:18; Mateo 28:19, 20; Marcos 1:14-20; Juan 1:35-51; Efesios 3:21).

18. Creemos que hay dos ordenanzas en la iglesia local del Señor: el bautismo y la cena del Señor. La palabra "bautismo" en el griego significa "inmersión". Por lo tanto, el bautismo escritural es por inmersión en agua para los creyentes arrepentidos, administrado por la autoridad de una iglesia Novotestamentaria en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. La Cena del Señor es una ordenanza memorial restringida, es decir, es una ordenanza observada solo por los miembros de la iglesia local (Mateo 28:19, 20; Hechos 8:12, 38; Romanos 6:4; 1 Corintios 5:11-13; 1 Corintios 11:1, 2, 17-20, 26).

19. Creemos que existen dos oficios divinamente establecidos en una iglesia: los pastores y diáconos. Los pastores cuidan el rebaño. La palabra "diácono" quiere decir sirviente; los diáconos sirven al pastor en hacer su trabajo, y a la iglesia. Estos puestos deben ser ocupados por hombres con las cualidades que se establecen en Tito y 1 Timoteo.

20. Creemos que todas las asociaciones, instituciones y comités son y deben ser servidores de, y bajo control de las iglesias (Mateo 20:25-28).

21. Creemos en la libertad de cultos sin interferencia del gobierno y afirmamos nuestra creencia en la obediencia civil, a menos que las leyes civiles sean contrarias a las Sagradas Escrituras (Romanos 13:1-7; 1 Pedro 2:13-15).

22. Creemos que la definición de la Biblia del matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer (Gén. 2:21-24; Mateo 19:4-6; Marcos 10:6-9; 1 Cor. 7:2-4; Efesios 5:22-31).