Dios dice en Romanos 3:10:

"Como está escrito: No hay justo, ni aun uno." Dios dice que no hay ni siquiera uno de nosotros que hace el bien. Todos estamos incluídos en esta declaración.

Dios dice en Romanos 3:23:

"Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios." Dios dice que todos han pecado, y eso incluye a todos. ¿Qué es pecado? ¿Acaso jamás ha mentido? ¿Acaso jamás ha tomado algo ajeno? ¿Acaso jamás ha abrigado pensamientos pecaminosos? Si puede decir que no a todas estas preguntas, siempre es cierto que usted en alguna ocasión ha quebrantado la ley de Dios, porque Dios ha dicho que TODOS PECARON.

Dios dice en Romanos 6:23:

"Porque la paga del pecado es muerte." "La paga" se refiere al sueldo que recibimos. Nosotros trabajamos para recibir la paga o el sueldo por nuestro trabajo. Y también tenemos que recibir la paga o el sueldo por nuestros pecados. El sueldo es la muerte, o sea una separación eterna de Dios en el infierno.

Dios dice in Romanos 5:8:

"Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros." Dios lo amó a usted y envió a su Hijo para pagar la deuda de su pecado.

Dios dice en Romanos 10:9, 13:

"Que si confesaras con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo." Cuando se muera no hay necesidad de sufrir una eterna separación de Dios. Jesús pagó la deuda que usted debe por sus pecados, y lo único que falta por hacer es que usted acepte aquella paga.

Amigo mio, usted ahora tiene que tomar una decisión.

¿Confesará usted sus pecados y le pedirá a Dios que lo salve?

Si lo hace honradamente y sinceramente de todo corazón, irá al cielo si se muriera en este momento.

Romanos 10:13:

"Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo."